Inician pruebas de transmisión de energía eléctrica a distancia sin cables

La transmisión de energía eléctrica a través de largas distancias implica la costosa y compleja instalación de cientos de miles de cable de cobre. Eso hasta ahora, porque  la empresa EMROD está comenzando la transmisión de  este tipo de energía de manera totalmente inalámbrica, con apoyo del gobierno de Nueva Zelanda.  El prototipo recibió algunos fondos del gobierno y fue diseñado y construido en Auckland en cooperación con Callaghan Innovation.

Su tecnología funciona transmitiendo energía de manera segura y eficiente utilizando ondas electromagnéticas a grandes distancias. El fundador, Greg Kushnir, tenía la idea de encontrar una tecnología que ayudara a reducir costes de distribución eléctrica y evitara cortes apoyando las energías renovables.

Prácticamente el último intento en el avance de energía inalámbrica fue cuando Nikola Tesla obtuvo su patente para la bobina de Tesla hace más de 120 años.

La última década ha tenido avances en corto alcance, con transmisiones de energía a pocos metros para cargar dispositivos como celulares o vehículos eléctricos, pero esto significaría un avance enorme.

La tecnología de Emrod permite transmitir grandes cantidades de energía a grandes distancias con la idea de alimentar hogares enteros sin infraestructura de cables.

Al reducir la necesidad de infraestructura se tiene la capacidad de llegar a lugares remotos como escuelas y hospitales de África.

Los avances actuales muestran la transmisión de energía de pocos kilovatios, pero al mejorar el prototipo se podrá transmitir 100 veces más potencia a mayor distancia.

«Las estadísticas son bastante convincentes. Estamos hablando de un posible aumento del 50% en la captación de energía sostenible, una reducción de hasta el 85% en los cortes de suministro y una reducción de hasta el 65% en los costos de infraestructura eléctrica gracias a la solución de Emrod», dijo Kushnir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.