Síndrome Burnout: la realidad que muchos profesionales de la salud están sufriendo por la contingencia

Durante los últimos meses, la sociedad ha sido más consciente que nunca sobre la importancia de la salud mental. Producto de la realidad vivida con el Covid-19, son muchos los afectados psicológicamente producto de la gran incertidumbre que se vive hoy en día. Sin embargo ¿Sabes cómo se han visto afectados los profesionales de la salud en este ámbito?

Hoy desde Omniciencia hablamos con Elisa Ansoleaga, Directora de Acción Salud udp, Doctora de Salud Pública y Directora de Investigación de la Escuela de Psicología UDP, quien no solo nos explicó sobre qué es síndrome de Burnout, un fenómeno que están sufriendo los expertos de la salud, sino que también nos comentó sobre «Acción Salud udp», un programa que busca ayudarlos a superarlo.

1)¿Qué es el Síndrome Burnout?¿Cuáles son sus causas y síntomas?

Se trata de un síndrome (conjunto de síntomas) que ha sido descrito en la literatura con los siguientes componentes: distanciamiento afectivo, agotamiento, despersonalización, acompañado de un conjunto de síntomas psicofisiológicos (insomnio, irritabilidad, labilidad emocional, etc).

La literatura describe que este síndrome de quemarse por el trabajo, ocurre generalmente en las personas que trabajan prestando servicios a otras personas que, además, se trata de trabajos con un alto compromiso vocacional y donde las demandas de los usuarios de los servicios exceden con creces a la posibilidad de responder a ella. Esto puede incluso llevar a las personas a preguntarse por su vocación y, aun más, por la decisión de renunciar a su oficio u profesión.

2)¿Cómo se trata el Síndrome Burnout y qué consecuencias puede traer el no tratarlo?

No es el resultado de salud negativo ni más prevalente ni el más importante. Ya tenemos evidencia que si no hacemos nada uno de cada dos trabajadores de la salud sufrirá un trastorno ansioso, uno de cada tres presentará síntomas depresivos, y en el largo plazo, un 15% a 20% pueden presentar trastornos por estrés post-traumático.

Más que tratar estos problemas de salud mental es posible prevenirlos y evitarlos, es allí donde se debe invertir y eso debe hacerse ahora.

3)¿Qué recomendaciones puede seguir alguien que lo sufre?

Primero que aprenda a reconocer las señales de su cuerpo y atenderlas. Escucharse y compartir con otros estas experiencias puede ser útil y en caso que los síntomas sean muy agudos, será necesario buscar ayuda más especializada.

4)¿En qué consiste «Acción Salud udp»?¿Qué resultados han tenido?

Acción Salud UDP es un programa que se propone abrir espacios colectivos para la deliberación y la escucha colectiva, sobre el sufrimiento y malestar/bienestar del trabajo en pandemia. Se trata de reconocer el modo en que las condiciones del trabajo en salud en crisis sanitaria generan sufrimiento y tienen efectos negativos en la salud mental de sus trabajadores.

En nuestras intervenciones, hemos advertido un desgaste físico, dolores, insomnio y agotamiento, todo ello relacionado al ritmo y carga de trabajo en esta contingencia. A nivel emocional ,emerge el estrés, ansiedad, angustia, pena, irritabilidad, sentimientos de culpa, retraimiento e incluso, soledad.

Refieren también la imposibilidad de desconectarse. El trabajo en salud ha cambiado radicalmente; el uso de los espacios, la infraestructura, las condiciones materiales y la configuración de los equipos. Como nunca, quienes trabajan en salud, han debido trabajar colectivamente con personas que no conocen o con quienes no han trabajado antes; deben realizar nuevas tareas y trabajar con nuevos perfiles de usuarios. El diseño de trabajo también ha cambiado, los turnos se han intensificado, los equipos UCI y UTI se han integrado. La integración forzada de equipos, ya sea que se fusionan o porque hay que cubrir licencias, incorpora complejidad al ejercicio profesional y si no se tramita adecuadamente, producirá conflictos que pueden derivar en situaciones de violencia laboral.

Lo cierto es que el trabajo en salud tiene un alto componente vocacional, quienes se desempeñan allí, comparten una vocación de servicio público, un fuerte compromiso con el equipo y sus pacientes, y el orgullo del trabajo bien hecho. Esto convive en tensión con el agotamiento, malestar, y la desesperanza reinante del contexto.

De la mano del temor al contagio, emerge la muerte como un pensamiento recurrente, con fantasías asociadas a la propia muerte, la de un familiar o compañero. Pero la muerte no sólo está en los pensamientos recurrentes, es un hecho real, concreto y cotidiano, está muy presente y en formas muy dolorosas. Son muchos los que mueren y a los funcionarios les duele el morir en solitario de los pacientes contagiados. Algunos se han propuesto dignificar el proceso de morir de los pacientes, cuidando de ellos y comunicándose con los familiares. En este escenario, el equipo de trabajo es un lugar privilegiado para tramitar colectivamente el sufrimiento derivado del trabajo. Allí, el reconocimiento surge como factor protector respecto de las condiciones y la organización del trabajo que genera sufrimiento. El reconocimiento debe venir de los pares, pero también es necesaria la valoración del esfuerzo y del trabajo bien hecho de parte de las jefaturas y de las autoridades de los establecimientos.

5)¿Quiénes pueden entrar en el programa?

Cualquier equipo o establecimiento de la red de salud puede acceder al programa en sus diversas modalidades de intervención. Hemos trabajado con Atención Primaria, con hospitales y equipos de gestión, tanto en la región Metropolitana como también en regiones.

Entrevista realizada por Francesca Massone C.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *