El compromiso del Gobierno de Chile con la protección de los océanos

Manta rays are seen in the cold upwellings off Nusa Penida Island, Bali, Indonesia. More and more single use plastics are swept along the coast, as Indonesia struggles to control its addiction to plastics.

Durante los últimos años, se ha discutido la importancia de ver cómo contribuir al planeta para luchar contra el cambio climático, el cual ha llegado a ser considerado como uno de los mayores retos que tiene la humanidad. Este conflicto mundial se define como un “cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observado durante períodos de tiempo comparables”, según la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Según la Corporación Nacional Forestal (CONAF) «el cambio climático implica una variación significativa y duradera de los patrones climáticos. Sus causas principales son la quema de combustibles fósiles, la deforestación y la degradación de la cobertura vegetacional. Estas causas generan un aumento de los Gases de Efecto Invernadero (GEI), cuyos efectos pueden incluir: aumento del nivel del mar; retroceso de glaciares, e; intensificación de eventos meteorológicos extremos como sequías e inundaciones».

Un pequeño gran aporte

Por todo lo mencionado anteriormente, una de las medidas que propuso Blue Leaders es promover la protección del 30% de los océanos, considerando que estos a nivel mundial, están protegidos solo un 3%. Esto último, considerando que según UNESCO, el océano cubre más de dos tercios de la superficie de nuestro planeta.

Con el fin de lograr llegar a concientizar sobre lo importante que es el llegar a proteger este 30%, una de las medidas que propuso la organización de eventos dedicados al activismo medioambiental, Blue Leaders inició una campaña, a la cual se unió Chile el pasado 3 de julio. En ésta, aparece la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, quien hizo un llamado al resto de los países, para que asuman el compromiso de proteger sus áreas marinas.

 “La ciencia nos ha demostrado que el océano está sufriendo devastadoras consecuencias debido al cambio climático, las cuales debemos abordar con urgencia. En la COP25 Azul, todos los países se unieron para reconocer formalmente la conexión entre clima y los océanos para asegurar la integridad de los ecosistemas”, expresó la ministra.

Además, Schmidt explicó que sumarse a Blue Leaders “significa que Chile expresa su compromiso con la protección de al menos el 30% de los océanos. El país ya cuenta con la protección del 42% de nuestros océanos, donde estamos avanzando a una gestión sostenible con la implementación efectiva de nuestras áreas marinas protegidas a través de los planes de manejo y administración”.

¿Una medida tardía?

A pesar de lo positivo que es el hecho de que Chile esté apoyando la medida, desde Greenpeace señalaron que es una decisión un tanto tardía.

«El reciente anuncio de la ministra, por cierto, podría haber sido mucho antes si es que hubiese existido una real ambición por parte del gobierno para proteger nuestros mares. Ahora queda un largo recorrido que exige asumir medidas rápidas y efectivas para que la idea de cuidar el 30% de los mares se haga realidad para el año 2030. Sin embargo, se trata de un anuncio que debe materializarse en medidas concretas y así vamos a seguir presionando para que no quede solo en una declaración de intenciones”, comentó Mauricio Ceballos, vocero del área de océanos de Greenpeace

También, agregó que: “El problema en esta declaración ocurre al mismo tiempo en que, por ejemplo, las aguas de la Patagonia se repletan de actividades productivas de alto impacto ambiental, como la salmonicultura que arrebata espacios marinos de la Reserva Nacional Kawésqar, que son lugares que debieran estar protegidos. Es este tipo de contradicciones son las que no se comprenden, especialmente cuando son avaladas por el propio ministerio que lidera la ministra Carolina Schmidt”.

Por su parte, Maximiliano Bello, miembro de The Pew Charitable Trust, quien además actualmente está trabajando para la COP26 como Champion de los Océanos, cree que la medida de la ministra «no es tardía, porque lo que estamos buscando efectivamente es que haya un nuevo objetivo para la CBD, la CBD va a ocurrir el próximo año, entonces, están buscando en el fondo para que todos los países vayan buscando posiciones«.

Asimismo, invitó a recordar que «Chile tiene un liderazgo indiscutido, porque tenemos el 43% protegido, el 43% de la zona económica exclusiva que es la décima más grande del planeta, pero además ese 43% es altamente y totalmente protegido, que son las áreas más importantes de las cuales más necesitamos, es decir, áreas donde no haya actividad económica de extracción», detalló.

30% ¿Es suficiente?

Finalmente, Bello enfatizó que «30% no es suficiente, ya que en el fondo no puedes pretender cuidar solo una parte para seguir destruyendo otra, eso no es factible y es importante recordar que el 30% es al 2030, es decir, vamos a tener 10 años para llegar a esa meta(…) eso significa que en el 2030 vamos a tener tiempo para también re analizar ese objetivo, yo esperaría que fuéramos aún por más».

Por Francesca Massone C.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *