«Desperté de la nada durante la noche, tras un sueño poco reparador y sin poder explicarme el que a pesar de haber dormido poco, me haya despertado entremedio de la noche. Quise volver a dormir, pero algo no estaba bien…sentía un frío extraño por todo mi cuerpo, una angustia extraña y algo mucho peor, sentía que no tenía control sobre mi cuerpo…no me podía mover. Fue allí cuando el pánico inundó mi mente, porque además de no poder moverme…sentía que no estaba solo», es así como pueden partir muchos de los relatos de quienes afirman haber sufrido una parálisis del sueño, un fenómeno que a la mayoría causa terror y por lo mismo, llega a ser inexplicable en un principio para la mente humana.

Existen muchos mitos con respecto a las parálisis del sueño y obviamente, existe una versión científica y aquí es donde viene la gran pregunta ¿Sabes realmente lo que son las parálisis del sueño?

Algunos de los mitos más clásicos:

Kanashibari y las creencias de Japón

Si hay una cultura que a pesar de sus hermosas tradiciones tiene mitos y leyendas terroríficas, es la cultura japonesa. En Japón, existen diversas creencias sobre las parálisis del sueño, fenómeno que es llamado «Kanashibari». Las parálisis del sueño, para quienes no las conocen en profundidad, son el despertar y no poder moverse, lo que puede ir acompañado de distintos tipos de alucinaciones (visuales, olfativas, táctiles o auditivas). Sin embargo, para una parte de la cultura japonesa, estas parálisis no son acompañadas de alucinaciones, sino que de demonios.

Por esto, algunos creen que las parálisis del sueño se deben a estos seres demoníacos, los cuales son llamados por el mismo nombre del fenómeno. Se dice que el motivo por el cual alguien no puede moverse, es porque estas entidades le quitan la capacidad de respirar. Otros, tienen una versión mucho más oscura de los hechos, ya que dicen que las parálisis podrían significar una señal de estar siendo poseído por un demonio. Por lo mismo, se dice que si una especie de sacerdote, llamado «Shugenja» recita unas palabras en ese trance, la víctima puede ser liberada del mal.

Súcubos e Íncubos: demonios al acecho

En la cultura europea, en los tiempos de la edad media, se tenía una percepción muy similar a la japonesa. Se creía que las parálisis del sueño se debían a la presencia de demonios, los cuales se posaban sobre sus víctimas, pero que estos tenían la intención de tener relaciones sexuales con ellas. Estos demonios eran llamados súcubos (demonios con características femeninas, los cuales intentaban seducir a sus víctimas) e íncubos (demonios con características masculinas, que podía incluso embarazar a sus víctimas).

Ambos demonios, se creía y aún cree en algunas culturas, que podían causar deterioro de la salud de las personas afectadas, al punto de que incluso podían llegar a causar la muerte.

La vieja bruja o bruja nocturna

En Canadá y Estados Unidos, las leyendas o mitos sobre las parálisis del sueño van entorno a una malévola bruja. Se cree que la «Mare» (como es conocida) es una mujer maldita cuyo cuerpo desapareció mientras dormía, por lo que busca venganza posicionándose sobre los cuerpos de los seres que aún viven, para sofocarlos y finalmente, robarles su respiración.

Todo tiene una explicación

Como podrán notar, la necesidad de una explicación para un fenómeno, muchas veces lleva a buscar explicaciones donde sea, en este caso, muchas de ellas van dirigidas a lo paranormal. Sin embargo, a pesar de que muchos dicen que las parálisis del sueño no tienen explicación alguna e incluso, no tienen cura, esto no es cierto, y tiene una serie de explicaciones científicas.

En primer lugar, debemos tener en claro qué son las parálisis del sueño desde la visión de la ciencia. Según la Dra. Laura Botta, médico especialista en sueño del Instituto Europeo del Sueño «las parálisis del sueño entran en el grupo de las parasomnias ¿Qué es una parasomnia? es un trastorno de la conducta durante el sueño. En cuanto a lo que es una parálisis del sueño, se le podría decir como una irrupción o una intrusión del sueño REM (una etapa del sueño), mientras que estamos despiertos». Es por esto que, muchas veces durante las parálisis del sueño se tienen alucinaciones, ya que a pesar de estar despiertos, aún seguimos soñando o comenzamos a soñar más rápido de lo normal.

«Las alucinaciones son como si estuviéramos dentro de un sueño, pero despiertos y es por eso que la parálisis del sueño puede llegar a ser tan poco placentera», explica la experta.

Cabe destacar que, el tipo de alucinaciones vividas durante las parálisis del sueño, tienen una diferencia. Según la Dra. Catalina Torres, neuróloga de Clínica Santa María, existen las alucinaciones hipnopómpicas e hipnagógicas: «las alucinaciones hipnopómpicas son cuando nos estamos despertando y las hipnagógicas cuando nos estamos quedando dormidos. Son cosas que vemos como sueños, como imágenes», explica. Es importante tener en cuenta esta diferenciación, por motivos que hablaremos más adelante en este texto.

Otra característica típica de las parálisis del sueño, y que tiene explicación, es el no poder moverse. Esto se debe a que «nuestros músculos están atónicos, es decir, sin tono muscular. No los podemos mover porque en el sueño REM no hay tono muscular, estamos relajados por así decirlo o el tono muscular es de relajación y por eso, no tenemos control», señala Botta.

Es necesario señalar que «su duración (de la parálisis) es de segundos generalmente, a pesar de que la percepción del afectado es mayor. Suele angustiar a las personas, pero no son de repercusión importante en la gran cantidad de casos», comenta el Dr. Pablo Salinas Carrizo, profesor asistente de Neurología de la Universidad de Chile y neurólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile «Dr. José Joaquín Aguirre» y del San Borja Arriarán.

¿Quiénes pueden sufrir una parálisis del sueño?

«Hay un componente genético importante, pero casi al 50% de la población le puede dar alguna vez, y ocurre más cuando hay estrés y cambio de horarios«, señala la doctora Torres.

De igual manera, existen factores que hacen más propensa a una persona el poder sufrir una parálisis del sueño, como por ejemplo:

-Estar estresado

-Falta de sueño

-Sufrir pánico

-Trastornos de estrés post-traumáticos

-Ansiedad

-Depresión

-Narcolepsia

¿Cuándo es importante una parálisis del sueño?

Según la Dra.Torres, una parálisis del sueño es relevante «cuando está en el contexto de una narcolepsia, que es una enfermedad específica que además de parálisis del sueño, tiene muchos otros síntomas, como tener mucho sueño en el día», por lo tanto, sino es el caso, no es algo peligroso.

¿Cuándo nuestra parálisis podría significar una narcolepsia? Según la Dra. Botta «si nos da una alucinación hipnagógica, es decir, que nos está dando cuando nos estamos quedando dormidos, es muy probable que estemos hablando de una narcolepsia ¿Por qué? porque la narcolepsia en sí, es una irrupción del sueño REM o gran parte de sus síntomas tiene que ver con el sueño REM, mientras que una alucinación hipnopómpica significa que ya es al final de la noche, cuando nos estamos despertando y aquí podríamos hablar entonces sobre otros factores que no sean narcolepsia, como lo es la ansiedad, el estrés, la depresión», señala.

¿Cómo tratar una parálisis del sueño?

Si bien, hay personas que solo sufren casos aislados de parálisis del sueño, otras puede que por distintos factores (como la causa de estos) sufran más de éstas. Para ello, lo recomendable es consultar con un médico experto en sueño o un neurólogo.

Obviamente, el tratamiento de las parálisis del sueño dependerá de la causa de estas. «Lo aconsejable es realizarse un estudio completo para descartar otras patologías neurológicas o generales, y el tratamiento generalmente es con inductores del sueño o fármacos que controlen la angustia o el desánimo», explica el Dr. Salinas.

«Si esta parálisis del sueño viene de un contexto de una narcolepsia, sí hay tratamientos con los inhibidores de captación se serotonina, diferentes tipos de antidepresivos o fármacos, que lo que hacen es inhibir el sueño REM o lo que hacen es que el sueño sea más corto. Además de esto, igual, si yo tengo un trastorno del sueño o algo que está haciendo que yo duerma menos de lo normal o que mi sueño no sea reparador, una vez que yo empiece a tratar este trastorno del sueño, la parálisis del sueño va a desaparecer. Si es una parálisis del sueño es aislada, recurrente, igual hay fármacos para eso, son fármacos que disminuyen cuanto sueño REM hacemos», explica la médico especialista en sueño.

Con la situación mundial actual del Covid-19: ¿Estamos más propensos a sufrir parálisis del sueño?

Finalmente, cabe destacar que «dada la situación de incertidumbre mundial por la pandemia del coronavirus y sus efectos sociales, económicos y políticos en nuestro país y en la vida diaria de las personas, han aumentado los cuadros ansiosos en general. Los que se muestran con síntomas como las alteraciones del sueño, como las descritas», concluyó Salinas.

Por Francesca Massone C.