Nueva terapia genética previene la obesidad y desarrolla músculos sin ejercicios

Un grupo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis están trabajando en desarrollar una terapia genética podría ser capaz de prevenir la obesidad y desarrollar el tejido muscular, lo que sería útil para corregir la osteoartritis.

La protagonista de dicha terapia es una proteína llamada folistatina, que fue descubierta durante la década de los 80s. Originalmente se creía que esta proteína tenía su función en la reproducción humana, sin embargo, años más tarde se descubrió que también influye en diversos procesos celulares, como por ejemplo la proliferación del tejido muscular.

Ruhang Tang, PhD, científico jefe en el laboratorio de Guilak y su equipo de investigación administraron una inyección de un virus que portaba un gen llamado folistatina, a ratones de 8 semanas de edad. El gen funciona para bloquear la actividad de una proteína en el músculo que mantiene el crecimiento muscular bajo control. Esto permitió a los ratones ganar masa muscular significativa sin hacer más ejercicio de lo habitual.

Resultados prometedores

A los ratones los mantuvieron sin ejercicio adicional y comiendo una dieta alta en grasas, a pesar de esto la masa muscular y fuerza de estos “super ratones” se duplicó.

Los roedores también tuvieron menos daño de cartílago relacionado con la osteoartritis, un menor número de células y proteínas inflamatorias en sus articulaciones, menos problemas metabólicos con un corazón y vasos sanguíneos más saludables que sus compañeros de camada que no recibieron la terapia génica. Otro dato que observaron es que los ratones fueron significativamente menos sensibles al dolor.

A los investigadores les preocupaba que la terapia génica pudiese resultar dañina para el corazón (recordemos que también es un músculo) y cuando sus paredes se engrosan se conoce como hipertrofia cardíaca, algo que no es para nada bueno. En los ratones del estudio sin embargo, la función cardíaca mejoró, al igual que la salud cardiovascular en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *