Investigadores de Stanford crearon pulmones artificiales capaces de generar combustible de hidrógeno

El acto de inhalar y exhalar es tan automático para la mayoría de los organismos que podría confundirse con simpleza, pero el proceso de respiración de los mamíferos es en realidad uno de los sistemas más sofisticados para el intercambio de gases en la naturaleza.

Nuestros pulmones están perfectamente diseñados para un complejo y elaborado proceso de purificación del aire por lo que el contacto con el agua es catastrófico. Sin embargo, cuando el agua ingresa en un nuevo tipo de pulmón creado por investigadores de la Universidad de Stanford, el resultado es el combustible de hidrógeno, una fuente de energía limpia que podría algún día alimentar todo, desde automóviles hasta teléfonos inteligentes.

El pulmón de los investigadores de Stanford es esencialmente una bolsa creada a partir de una película de materiales especiales. Pequeños poros repelentes al agua cubren el exterior de la bolsa, mientras que las nanopartículas de oro y platino se alinean en su interior.

Al colocar la bolsa en el agua y aplicar voltaje, los investigadores pudieron obligar al dispositivo a crear energía. Los investigadores confirmaron que esto se debe a que la forma similar a los pulmones hizo un mejor trabajo que otros diseños de celdas de combustible para minimizar las burbujas que pueden formar, y dañar la eficiencia, durante el proceso de generación de energía.

El equipo ahora se enfocará en ampliar su diseño y encontrar una manera de tolerar temperaturas más altas. En este momento, no funciona a más de 100°C, lo que podría ser un problema para las aplicaciones industriales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *