Médicos lograron trasplantar un rostro gracias a las impresiones en 3D

A los 21 años, en uno de los momentos más complejos de su vida, Andy Sandness decidió quitarse la vida y dispararse en el rostro. Producto de ello perdió la mandíbula, la nariz por completo y casi toda la dentadura.

Rápidamente lo llevaron a emergencias donde un equipo de profesionales médicos salvó su vida luego de una compleja intervención quirúrgica. Sin embargo, las secuelas serían complejas; tendría dificultades para masticar, tragar, hablar e incluso para respirar.

Debido a esto, Andy vivió por más de 10 años con un rostro deformado. Pero algo cambió en 2016. La posibilidad de someterse a un innovador procedimiento se hizo realidad; Andy Sandness sería sometido a un trasplante de cara.

Los médicos de la Clínica Mayo en Estados Unidos estudiaron y usaron modelos de impresión 3D y cirugía virtual para preparar el primer trasplante de cara, el cual duró 56 horas e involucró a un equipo de 60 profesionales, incluidos médicos especialistas y enfermeras.

El Dr. Samir Mardini, médico a cargo y especialista en reconstrucción facial, pasó tres años practicando la cirugía y trasplantando caras de cadáveres.

Debido a la alta complejidad y el sin fin de requisitos que el nuevo rostro debía cumplir todos pensaban que llevaría años encontrar un donante compatible, sin embargo, lo inimaginable ocurrió; en cinco meses apareció el tan anhelado donador.

Este fue uno de los trasplantes más complejos que se haya hecho jamás ya que entre otras cosas se debía incluir la identificación de ramas nerviosas en la cara de ambos hombres. Además, fue necesario utilizar corrientes eléctricas para determinar las distintas funciones que tendría el rostro, como sonreír, abrir y cerrar los ojos.

Luego de la cirugía venía uno de los procesos más complejos como fue la adaptación al nuevo rostro. Sandness tuvo que aprender a usar la lengua en una boca nueva, pero con muchas horas de esfuerzo y ejercicios logró recuperar el sentido del olfato y comer normalmente.

Sin duda fueron años complejos para este hombre, sin embargo, gracias a la innovación y la tecnología Andy Sandness camina con su rostro nuevo como uno más dentro de la multitud. Conoce su testimonio en el siguiente video.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *