La curiosa historia del Cubo Rubik

El cubo de Rubik fue inventado en 1974 por Erno Rubik, un arquitecto y escultor húngaro que quería un modelo funcional para ayudar a explicar la geometría tridimensional en sus clases.

Después de diseñar el «cubo mágico» como lo llamó (y que pesaba el doble que el modelo actual), se dio cuenta de que no podía resolverlo. Cuanto más movía los cuadrados de colores, más confusos se volvían. «¡Era un código que yo mismo había inventado!», escribió Rubik. «Sin embargo, no pude leerlo».

El cubo de Rubik está formado por nueve cuadrados de colores en cada lado, y se puede reorganizar en 43 trillones de formas diferentes. Así es: 43.000.000.000.000.000.000 de posibles combinaciones!

Después de un mes, y usando un método para reorganizar las esquinas de cada lado primero, Rubik finalmente resolvió su famoso cubo.

Siendo de Hungría, y bajo el telón de acero, Rubik tardó unos años en comercializar el cubo como un juguete. Fue exhibido en la Feria del Juguete de Nuremberg en 1979 (una feria de juguetes que ha lanzado muchos juguetes geniales, como Playmobil en 1974), y fue visto como un éxito potencial. Asociado con Ideal Toy Corp en 1980, en enero de 2009, se vendieron más de 350 millones de unidades en todo el mundo, convirtiéndose en el juguete más vendido de todos los tiempos.

Su apogeo tuvo lugar a principios de la década de 1980, ganando el título de Juguete del Año en el Reino Unido en 1980 y 1981, a pesar de que la gran mayoría de los niños no pudo resolver el cubo y recurrieron a las trampas añadiéndole pegatinas de colores para completar el desafío.

Más tarde el cubo de Rubik pasó de estar en primera plana a pasar a un lugar más secundario, pero nunca desapareció por completo, gracias en parte a las competiciones de velocidad en las que se intenta resolver el cubo lo más rápidamente posible. El adolescente Mats Valk, por ejemplo, logró resolverlo en 5,55 segundos. En octubre de 2017, el joven coreano SeungBeom Cho pulverizó el récord mundial al hacerlo en solo 4,5 segundos.

Los robots, sin embargo, fueron capaces de resolverlo aún más rápido (como cabía de esperar). El robot Cubestormer III construido con kits Lego y alimentado por un smartphone Samsung Galaxy S2 lo resolvió en 3.25 segundos hace unos años pero en marzo de 2018, un robot creado por el desarrollador de software Jared Di Carlo y el estudiante de Maestría del MIT Biometrics Lab Ben Katz, pudo resolver un Cubo de Rubik cuadrado de 3X3 en tan solo 0.38 segundos, en menos de medio segundo.

Fuente: Muy Interesante.

Y aquí les dejamos el video de un increíble joven que rompió el Récord Guinness resolviendo 3 cubos Rubik de manera simultánea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *